Liquid Pavilion y su arquitectura de camuflaje.

La agencia de arquitectura portuguesa depA ha escondido un edificio a plena vista.

Se trata de estructura camuflada, revestida con paneles de espejo, que la hacen desaparecer en un exuberante paisaje verde. Ubicado en el Parque Serralves en Oporto, el convenientemente llamado «Liquid Pavilion» es una instalación de arquitectura temporal del Museo Serralves, principal museo de arte contemporáneo de Portugal.

 

«El pabellón utiliza, tanto el edificio del Museo como el Parque de Serralves, como materia prima del proyecto. Por un lado, y en un primer momento, el diseño del pabellón establece una relación indirecta con el edificio del Museo, la planta del pabellón es un polígono extraído de la planta del Museo, correspondiente a uno de sus espacios característicos a la ventana de cristal, cuya matriz clásica octagonal se repite y aflora en varios momentos a lo largo del Parque, (tanto en pavimentos como en elementos del paisaje), que por su configuración poligonal cóncava resulta una base perfecta para un espacio de proyección».

 

«En un segundo momento, el polígono extraído, una vez implantado en el Parque y cambiado su contexto original, junto con el trabajo sobre su volumetría y su materialidad, se transforma en algo nuevo y se descuelga definitivamente de su origen. Es el momento de la fuerte aproximación del pabellón al Parque, estableciendo una afinidad con sus texturas, encontrando en él su propia materialidad».

 

El agua del lago sobre la cual el pabellón se implanta ofrece el principio: vidrio oscuro que refleja tanto el agua y sus reflejos como el paisaje envolvente de denso follaje. El pabellón se empaña en colores, en luces y en ecos, «camuflándose» en el ambiente en que es injertado.

Por último, además de la relación con el Museo y con el Parque, el pabellón lanza un puente para el trabajo artístico que acoge, por la ubicación y por la relación que obliga al visitante a tener con el agua, revelándose, sin embargo, suficientemente neutro interior para dejar todo el espacio necesario para el descubrimiento del vídeo en él proyectado».

Fotográfias de José Campos, prestadas de la web de DEPA.